Carrizales un paraíso en medio de la montaña

Carrizales Gualala un paraíso en la montaña

Carrizales Gualala un rinconcito bello de Honduras lleno de paz y buenas costumbres donde sus habitantes casi en su totalidad pertenecen a una misma familia, aunque con diferentes apellidos, pero con la misma sangre, costumbres y buenos modales.

Carrizales Gualala en el departamento de Santa Bárbara es una bella aldea de este municipio que debido a su calma y tranquilidad pasa casi desapercibida para el resto del país. Ubicada a tan solo 8 kilómetros de la cabecera municipal y 20 de la ciudad.

Su ubicación en medio de lo espeso de la montaña le da un toque diferente a otros lugares, donde se puede observar al amanecer columnas de humo que emanan de las chimeneas de las blancas hornillas indicando que se hace el café o se prepara un rico desayuno.

Una característica poco usual en otras comunidades en esta aldea la mayoría de sus habitantes son parientes o tienen un grado de parentesco y los apellidos que predominan son únicamente 2 Pineda y Grajeda y en menos cantidad Sabillón y Leiva.

Sus habitantes son muy laboriosos y trabajadores los cuales se dedican al cultivo de café, plátanos y granos básicos, algunas mujeres también se dedican a la caficultura y la agricultura, otras amas de casa. Además de contar con profesionales egresados de carreras universitarias como ser el caso del abogado Roger Pineda y la licenciada Iris Pineda.

Además, Carrizales es cuna de personas que han destacado en varias áreas una de ellas la música como ser las hermanas Pinedas y su padre Armando Pineda compositor del corrido al municipio de Gualala, su Hija Iris pineda también incursiono en la política siendo candidata a diputada por el departamento de Cortes en el partido Libre.

Otros aspectos de destacar de los pobladores de esta comunidad es grandes destrezas y habilidades con que cuentan algunos de sus vecinos los cuales van desde ejecutar cualquier instrumento musical, fabricar muebles para el hogar, puertas con diseños y construcción de viviendas, destrezas aprendidas en la escuela de la vida ya que no han asistido a ninguna escuela donde puedan aprender estos oficios.

Un referente de las destrezas y habilidades de estas personas es uno de sus habitantes muy querido conocido como Marcito Pineda el cual es ebanista, carpintero, albañil, trabaja en la electrónica y reparación de relojes y varias otras actividades.

Además, en carrizales se puede disfrutar de la hospitalidad de su gente, un agradable clima y disfrutar de una hermosa vista a varias comunidades cercanas a la aldea y por la mañana y tarde de una rica taza de café acompañada de un pan de casa. Y algo muy importante de los buenos modales de sus habitante que aun siguen saludando de buenos días, buenas tarde y como esta usted algo que se ha perdido en nuestra sociedad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*