El maíz alimento ancestral en escasez

El maíz sigue siendo base de la alimentación de los hondureños

Santa Bárbara Honduras.   El maíz, tiene más de 5 600 años de existir en territorio hondureño, su cultivo y usos se remontan a la época prehispánica, y desde entonces, forma parte esencial de la tradición alimentaria de los pueblos. En la actualidad este cultivo ancestral se encuentra amenazado por las reglas del libre comercio y el cambio climático.

las universidades estatales de varios países de América latina han asumido el compromiso de contribuir a la conservación de las diferentes variedades de maíz criollo: el maíz amarillo (Yema de huevo), el maíz blanco (Maicena) y los maíces morados (Pujagua y Pujagua Congo) mediante la investigación de la diversidad genética y la conservación de semillas, así como el estudio de su valor nutritivo y usos de costumbres.

El maíz es la primera víctima del proceso de globalización y de mercados internacionales de precios que afecta también a otros granos básicos como los frijoles y el arroz, la firma de tratados internacionales ha dejado descubiertos a los productores, entonces los precios los golpean mucho y año con año bajan en el mercado nacionales e internacionales.

Se han investigado las propiedades del maíz criollo, especialmente la pujagua rosado y el yujagua congo. Se demostró que estos tienen un alto valor nutricional, son ricos en compuestos fenólicos, polifenoles y antocianinas, los cuales son beneficiosos para la salud.

El 95 % del maíz que se consume en los hogares hondureños es el maíz blanco, el cual se utiliza principalmente para hacer tortillas y el 5 % es maíz amarillo, de igual manera para consumo humano, además con el maíz podemos preparar tamales, atoles, pupusa y otros.

En el departamento de Santa Bárbara se cultiva en mayor cantidad el maíz blanco, siendo los municipios del valle de Quimistan los mayores productores, algunos los utilizan para la venta ya seco o en elote   y otros para cuido de ganado o para hacer concentrados.

El maíz es un grano cosechado en los 28 municipios del departamento de Santa Bárbara  y es utilizado como parte de la alimentación diaria de las familias pateplumas, es considerado un grano ancestral, que se cultiva desde  que las tribus étnicas habitaban las tierras hondureñas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*